RESIDENCIAL VEGABAJA -TOLEDO

Residencial en la Vega Baja -Toledo

…Leovigildo?

2006
.
El conjunto edificatorio se integra en el sistema espacial de la Vega Baja para contribuir (en la parte que le corresponde) a una visión conjunta y de integración en el conjunto zonal. Una “pieza” más dentro del conjunto edificatorio, un elemento más que ayuda a la comprensión de todo el entorno  urbano como un entorno único y unitario.

Pero esta integración no se limita solamente al entorno de la Vega Baja, se extiende a toda la ciudad de Toledo, a su historia y a sus necesidades actuales. Por lo tanto, se puede entender al conjunto edificatorio con un “catalizador” de dichas necesidades. Se convierte así en una parte activa de la ciudad, en un elemento más de ésta. Ya no se trata sólo de un edificio, es mucho más, un edificio que se convierte en plaza, en plaza pública, en una plaza para la ciudad. Una plaza urbana en la que se aglutina la historia, en la que la historia nace del suelo ( en forma de restos arqueológicos) y la ciudad vive y disfruta. Así el interior de la parcela asume su función urbana y se convierte espacio público interior continuidad del espacio público exterior, y a su vez, asume su función social e integra las necesidades de desarrollo actual de la ciudad con su historia pasada.

No sólo responde a las necesidades de la ciudad, también responde a las necesidades  de los usuarios, y así, se proyectan y entienden las viviendas como continuación del espacio libre, tanto del “jardín interior privado como del espacio exterior público. El “jardín” como prolongación exterior del interior de las viviendas.
.
Se proyectan dos dos edificios posibles, que desarrollando la tipología de vivienda a dos fachadas, juega con las variaciones de la misma y la superficie para generar diferentes ritmos y tipologías, favoreciendo las condiciones higiénicas, iluminación, ventilación y vistas interiores, logrando al mismo tiempo ventilación cruzada en todas las viviendas. Los edificios proyectados en su conjunto, responden a un criterio bioclimático generando un ámbito acotado por una membrana semipermeable que genera una interacción dentro-fuera desde el punto de vista urbanístico con penetraciones y vistas secuenciales que permiten al espectador-usuario vislumbrar lo urbano /y lo grupal privado mediante una relación biunívoca. Esto permite generar un dominio en este semiespacio con una jerarquía de mantenimiento perfectamente definida dentro del ámbito de la actuación. El conjunto edificatorio respira y se cala, hacia las zonas verdes interiores, produciendo una dialéctica entre los diferentes espacios.
Así las alineaciones exteriores, con su orientación norte y este se presentan con una superficie que se interrumpe con un retranqueo en las plantas superiores para equilibrar sus masas al tiempo que para dar cumplimiento a la normativa urbanística. El edificio parte de la dualidad de asomarse hacia las vistas y las orientaciones convenientes a través del macizo horadado con el contrapunto de ocultarse en las zonas privadas de la vivienda creando un ambiente recogido que propicie el descanso del bullir de la ciudad.
EL tratamiento se extiende a la zona del edificio exclusivamente comercial lo que le permite tener un carácter integrador y diferenciador al mismo tiempo. En el segundo edificio de carácter exclusivamente residencial, la planta baja, en contacto con el terreno se apropia del espacio inmediato para conferirle intimidad y generar una vivienda de calidad en dicha planta baja. Los accesos a los portales se abren tanto a la ciudad como a la urbanización interior.
A los garajes y trasteros situados en planta sótano se accede por dos rampas exteriores. El contacto con lo público se produce en los puntos previstos.
Dentro del estricto cumplimiento de las Normas comprendidas en el reglamento de calidad para la realización de viviendas de protección oficial (V.P.O.), hemos pretendido utilizar los estándares máximos, mejorando singularmente la superficie de los espacios mínimos establecidos.
La mejora de la oferta, con la diversidad tipológica que permita una mejor adaptación a la demanda, teniendo en cuenta los requerimientos urbanísticos, se ve reflejada en el amplio abanico de variantes desarrollados, que nos ha hecho contemplar las soluciones de tres y cuatro dormitorios que, dada la superficie requerida, entendemos son las variantes posibles agotando la edificabilidad así como el número de viviendas.
.
Se cancela su construcción debido al descubrimiento de un yacimiento visigodo.